Mapa del itinerario
de Irún a Madrid
Itinerario
Madrid y sus alrededores
de Madrid a Cádiz
de Cádiz a Madrid
de Madrid a Zaragoza
de Madrid a Valencia
de Valencia a la frontera
las iglesias de Madrid
Madrid y sus alrededores
Madrid
Iglesias
imprentas
Usos y costumbres españolas
Carácter de los españoles
Los españoles
Inicio Ver otro libro Biografía Mapa del itinerario Contacto Ebook

Sus edificios religiosos tienen poco de notable, aun cuando hay en algunos valiosas colecciones de cuadros dignos de admiración que rivalizan con los de El Escorial y los de palacio. La iglesita de San Pascual, en el Prado, encierra en su recinto, estrecho y ennegrecido por el humo, dos Ticianos, varios Españoletos, uno de los mejores cuadros del obras maestras del Españoleto, y sobre todo, la Asunción del altar mayor, cuadro importantísimo que ha sido reproducido en grabados; pero ninguna iglesia de Madrid ofrece tan considerables y selectos lienzos como la de los carmelitas descalzos de la calle de opulentos de Madrid, a contar, admirar y envidiar tesoros tan mal colocados y poco estimados! Hay varios cuadros de pintores españoles mucho menos conocidos de lo que merecen: de Zurbarán, de Cerezo, Y otros del Españoleto, de Murillo, de Jordán, etcétera.

Si no fuera por las pinturas, poco interés tendrían esas tres iglesias, pues en todo lo demás impera el mal gusto, como en casi todos los edificios religiosos madrileños. Solamente la iglesia de San Isidro, que perteneció a los jesuitas, tiene un pórtico hermoso, aun que con algunos defectos. Su interior no carece de belleza, y entre otras pinturas más o menos mediocres encierra un gran cuadro de Mengs y una Adoración del Ticiano.

Hay otra iglesia, mucho más moderna, que se ofrece a primera vista grandiosa y también cuenta con algunos buenos cuadros: es la de las salesas o de la Visitación, fundada por Fernando VI y la reina Bárbara, su esposa. Las cenizas de la real pareja reposan en esta iglesia, en dos mausoleos situados el uno junto al otro. El del rey tiene una inscripción latina, modelo del estilo lapidario. Los mismos españoles han expresado la opinión que les merece el edificio con estas palabras:

                 
«Bárbara reina; bárbaro gasto; bárbara obra».

Sin embargo, esta «bárbara obra» tiene un fin loable. En ella se educa a cierto número de muchachas a expensas del rey; es para las jóvenes lo que el Seminario de Nobles, especie de escuela militar, para los muchachos.

Hablaré, finalmente, de un convento de franciscanos, en cuya construcción se ha invertido mucho tiempo y cuantiosos caudales, pues existía el propósito de hacer una obra maestra. Se terminó poco ha. Es un edificio más sólido que elegante. Su iglesia, en forma de rotonda, adornada con pilastras, atrae la atención a primera vista.

Los mejores maestros de la escuela española moderna decoraron sus capillas. En su mayoría son dignos discípulos de Mengs, como los señores Maella y Bayeu, llamado el Aragonés, cuyo colorido y gusto en el dibujo recuerdan la manera de su maestro. Los restantes cooperadores son don Antonio Velázquez, don Andrés de la Calleja, don José Castillo, don Gregorio Forro, que descuella en el arte de copiar los mejores cuadros de los más grandes pintores; don Fran cisco Goya, hábil sobre todo en expresar con fidelidad y galanura las costumbres, atavíos, espectáculos y juegos de su patria. Después de éstos se puede nombrar a Carnicero, que copia en miniatura, con mucho gusto, las obras maestras con que el rey decora sus habitaciones íntimas.

La arquitectura puede honrarse en España con los nombres de Ventura Rodríguez, Villanueva, Arnal (éste de origen francés) y un italiano: don Francisco Sabatini, que es el director de las construcciones reales.

Pero algo mucho más útil que las artes de adorno: los establecimientos benéficos, hacen que Madrid ocupe un lugar distinguido entre las capitales europeas. Hay en Madrid fundaciones piadosas dignas de ser tomadas por modelo: dos cofradías, cuyos fondos se consagran a socorrer a los desvalidos; un Monte de Piedad, que hace préstamos a los necesitados; un Hospicio para niños sin padres, y sobre todo, tres hospitales, que recogen un promedio de diecinueve a veinte mil enfermos al año. El más importante fue reconstruido reciente mente, muy cerca, por la parte exterior, de la puerta de Atocha. Tan vasto edificio no hace desmerecer el paseo que desde esa puerta conduce al Canal, al que los madrileños han llamado, no sé por qué razón, Paseo de las Delicias.